¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

lunes, 27 de enero de 2014

SAN ANTONIO MARÍA CLARET: Del modo de conservar el espíritu eclesiástico.

Del modo de conservar el espíritu eclesiástico


* * *

Cuando uno recibe el santo sacramento del orden y es sublimado a la grande dignidad sacerdotal, si éste ha sido llamado de Dios, como Aarón[1], ut collocet eum cum principibus, cum principibus populi sui[2]; si éste, además de ser llamado y sublimado por Dios a tan alta dignidad, se ha presentado con la vestidura nupcial de la gracia y con la más profunda humildad, considerándose indigno de tanta honra, contemplando cumplidas en sí aquellas palabras: Suscitans a terra inopem, et de stercore erigens pauperem[3], no hay duda, éste ha recibido sacramentum et rem sacramenti, como enseñan los teólogos[4]; esto es, ha recibido un aumento de gracia santificante con la gracia sacramental que llaman caridad de paternidad, que no sólo da al ordenado de presbítero un aumento de vida sobrenatural, sino también una cierta robustez y todos los demás auxilios que son necesarios para desempeñar perfectamente todas las funciones del sagrado ministerio. Este admirable don, que es una especial gracia y caridad paternal para poder tener hijos en Cristo, como decía San Pablo: Per Evangelium ego vos genui[5], no es indeleble, como en efecto lo es el carácter que por la santa ordenación se imprime en el alma del ordenado; puede llegar a contristarse y aun a extinguirse ese espíritu, como lo advertía el Apóstol: Nolite contristare Spiritum Sanctum[6]. Se contrista el Espíritu Santo que habita en el ordenado por pecados veniales, por la flojedad y tibieza en las obras buenas, por las palabras que dice y acciones que hace. Dicen los sagrados expositores[7] que metafóricamente se dice que se contrista el Espíritu Santo a la manera que un señor que va a la casa de un amigo, que en un principio le recibe bien, pero que después de algunos días le dice palabras indebidas, le hace acciones indecorosas, se aflige del amigo y se contrista; así, pues, cuando uno recibe el sacramento del Orden, recibe el Espíritu Santo; pero si después este ordenado dice palabras ociosas, hace cosas que no debe, o no las hace como debe, o las omite, el Espíritu Santo se contrista. Y quizá sus palabras y acciones u omisiones llegarán a tal grado que aun vendrá a extinguir el espíritu, como lo amonesta el ya citado Apóstol: Spiritum nolite extinguere[8]. También es una expresión metafórica, a la manera que se extingue una lámpara si no se pone aceite, sino se le guarda del viento, agua o tierra que la pueda ahogar. Así, pues, el sacerdote, para conservar el espíritu eclesiástico y no ahogarle y extinguirle, ha de amar el retiro, o, si no, el viento del mundo le extinguirá y apagará; ha de librarse del amor a las cosas terrenas, o, si no, le ahogarán ese espíritu. San Juan Crisóstomo dice que la mecha o el pabilo de esa lámpara es la fe, y el aceite son las obras buenas, y la luz es el buen ejemplo[9], y así es como es glorificado el Padre que está en los cielos[10].

Por lo que, amadísimo seminarista, si queréis no extinguir el espíritu y la gracia que habéis recibido en la sagrada ordenación, ni contristarle, ya que por la gracia de Dios sois lo que sois[11]; si queréis, pues, que no sea en vano la gracia que habéis recibido[12]; por último, si queréis ser un siervo y fiel[13], tendréis bien distribuido el tiempo en un plan de vida que habéis de guardar con toda fidelidad; os podréis valer del que os vamos a trazar o de otro que os parezca mejor[14].

1.           Cada año. Haréis los santos ejercicios espirituales.

2.           Cada tres meses. Que serán las témporas, recordaréis la ordenación, como hemos dicho.

3.           Cada mes. Haréis un día de retiro espiritual, en que leeréis los propósitos.

4.           Cada semana. Recibiréis el sacramento de la penitencia.

5.       Cada día. Fijaréis la hora en que os habéis de levantar, después de seis o siete horas de sueño, y seréis puntual en levantaros en la hora, sin dejaros engañar de Satanás cometiendo un acto de pereza.

6.           Ofreceréis a Dios todas las obras del día.

7.           Tendréis una hora, al menos media hora, de oración mental.

8.           Celebraréis la santa Misa con devoción, preparándoos antes y dando gracias después.

9.           Os pondréis en el confesionario todos los días, aunque no haya gente para confesar; si no vienen un día, vendrán otro viendo que les dais oportunidad.

10.        Rezaréis las horas menores con pausa y devoción.

11.        Os ocuparéis en el estudio de la santa Biblia, santos Padres, teología moral y ascética; singularmente leeréis el Rodríguez[15].

12.        Comeréis no sólo con templanza, sino también con mortificación, dando la bendición antes y gracias después.

13.        Después de comer y descansar un rato rezaréis vísperas y completas.

14.        Después os entregareis al estudio de materias propias al santo ministerio.

15.        Por la tarde visitaréis al Santísimo Sacramento que está en el sagrario y además visitaréis a María Santísima en alguna de sus imágenes.

16.        Visitareis a los enfermos en sus casas particulares o en algún hospital o establecimiento de beneficencia.

17.        Por la noche rezareis maitines y laudes con atención y devoción delante de alguna imagen.

18.        Rezareis una parte del rosario con mucho fervor.

19.        Cenaréis muy poco y materia de colación, y os será provechoso al cuerpo y al alma.

20.        Al último haréis dos exámenes, particular sobre alguna virtud, y se hace al mediodía y a la noche, y el general, que comprende todas las cosas del día.

21.        Finalmente, leeréis la meditación que habéis de hacer el día siguiente y os acostaréis, y, puesto en la cama, pensaréis en qué hora os habéis de levantar el día siguiente y qué meditación habéis de tener.

22.        Siempre. Vestiréis hábitos talares.


23.        Andaréis a la presencia de Dios y haréis frecuentes jaculatorias, singularmente al dar el reloj la hora, que pensaréis en lo que Jesús sufrió en aquella hora de su pasión, y haréis la comunión espiritual[16].

24.        Con todo el corazón amaréis a Dios, y en prueba de este amor guardaréis los preceptos de la ley de Dios y los consejos evangélicos[17].

25.        Tendréis los santos ornamentos y vasos sagrados muy limpios aseados, y la Iglesia bien arreglada, guardando silencio y recogimiento en ella.

26.        Procuraréis con todo el celo posible la salvación de las almas; iréis delante con el buen ejemplo, practicando las virtudes de humildad, castidad, mansedumbre, paciencia, caridad y obediencia, sin murmuraciones a lo que Dios por el prelado ordenare.

27.        Seréis solícito e incansable en predicar, catequizar, oír confesiones y en administrar los demás sacramentos[18].

28.        En todas las obras os acordaréis de los novísimos; y así, pensad que la vida va pasando, la muerte se va a cercando; y, por lo tanto, nunca estéis ociosos, sino siempre útilmente ocupados en orar, estudiar, en las obligaciones del santo ministerio y en alguna labor de manos, si tenéis lugar y tiempo.

29.        Tendréis repartidas las devociones por los días de la semana, a fin de hacerlas con más fervor.
El domingo será en obsequio de la Santísima Trinidad.
El lunes, del ángel custodio.
El martes, del santo patrón del nombre.
El miércoles, en bien de los pobres.
El jueves, en obsequio del Santísimo Sacramento.
El Viernes, en memoria de la pasión y muerte de Jesucristo y en sufragio de las almas del purgatorio, y ayunaréis. El sábado, en obsequio de María, y os mortificaréis en alguna cosa[19].





[1] Cf. Heb 5, 4.
[2] Para colocarle con los príncipes, con los príncipes de su pueblo (Sal 112, 8).
[3] Él levanta de la tierra al desvalido y alza del estiércol al pobre (Sal 112, 8).
[4] El sacramento y la realidad del sacramento; cf. SANTO TOMÁS, Summa theol. 3 q.63 a.3 ad 2.
[5] Yo soy el que os he engendrado en Jesucristo por medio del Evangelio (1 Cor 4, 15)
[6] No queráis contristar el Espíritu Santo (Ef 4, 30).
[7] Cf. ALÁPIDE, C., Commentaria in omnes divi Pauli epistolas (Antuerpiæ 1679) t.15 p.520.
[8] No apaguéis el Espíritu (1 Tes 5, 19).
[9] Cf. In Ep. 1 ad Thessal. c.5 hom.11,1: PG 62,461.
[10] Cf. Mt 5, 16.
[11] Cf. 1 Cor 15, 10.
[12] Cf. Ibid.
[13] Cf. Mt 25, 21-23.
[14] Este plan de vida sacerdotal responde, en su estructura general, al que el mismo P. Claret se trazó en los ejercicios de 1843 (cf. Propósitos 1843: Escritos autobiográficos [BAC, Madrid 1981] p.522-525), que reprodujo en Avisos a un sacerdote (Vich 1844) p.19-23. Pueden verse en este volumen p.250-253.
[15] El conocido y apreciado libro Ejercicios de perfección y virtudes cristianas (LR, Barcelona 1861) 3 tomos.
[16] Para ayudar a este ejercicio, San Antonio María Claret publicó la hoja suelta Reloj de la pasión, en 1861. Lo publicamos también en este volumen, p.197-201. [Ver AQUÍ en este BLOG]
[17] Resulta interesante constatar cómo el P. Claret quería que los sacerdotes guardaran los consejos evangélicos. Lo veía necesario, sobre todo, en los misioneros para conseguir el amor de Dios, necesario al evangelizador (cf. Aut. N.442).
[18] Nuestro Santo lo decía de sí mismo en su “declaración al ingresar en la Compañía de Jesús”, refiriéndose a sus primeros años de actividad sacerdotal en Sallent: “Soy muy inclinado a los ejercicios espirituales, sobre todo a visitar a los enfermos, oír confesiones y exhortar al pueblo; tanto que en estos ejercicios soy infatigable, como por mí mismo lo he experimentado en estos cuatro últimos años” (Doc. Autob. VI: Escritos autobiográficos, ed.cit, p.422).
[19] Sugiere aquí a los sacerdotes lo que él mismo había hecho objeto de devoción particular en 1860, en la época en que estaba escribiendo El colegial (cf. Propósitos 1860: Escritos autobiográficos, ed.cit., p.557), y que renovó al año siguiente en sus propósitos de 1861 (cf. Ibid., p.562).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario