¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

sábado, 18 de enero de 2014

P. JEAN CROISSET SJ. VIDA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA: I. Idea general de las prerrogativas de la santísima Virgen.

VIDA DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA, MADRE DE DIOS


* * *

Escribir la vida de la santísima Virgen María, Madre de Dios, es hacer un compendio y resumen de todas las maravillas del Señor; es reunir bajo un punto de vista todas las más brillantes virtudes; es hacer una pintura de la obra más perfecta que ha salido de las manos de Dios; y por consiguiente, es hacer el retrato de la más santa, de la más excelente, y de la más perfecta de todas las puras criaturas. Ninguna cosa, decía san Bernardo, me espanta más que el tener que hablar de la santísima Virgen; para hacerlo dignamente no sería bastante tomar de sobre el altar un carbón encendido, y purificar con él mi lengua, como en otro tiempo se hizo con Isaías; sería menester un globo de fuego que, consumiendo toda la herrumbre, me hiciese bastante elocuente, bastante hábil para poder decir algo que no desdijese de la grandeza y perfecciones de la Madre de Dios: Non quidem carbo unus, sed ingens globus, et igneus afferatur.


I.                Idea general de las prerrogativas de la santísima Virgen.

No hay que extrañar el que una mujer vestida de sol, que tiene la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas en la cabeza, deslumbre con el resplandor que despide de sí; los mismos Ángeles quedan absortos de admiración de admiración desde el primer instante que se deja ver sobre la tierra: Quæ ascendit de deserto deliciis affluens? ¿Quién es esta que sube del desierto, llena de las más suaves delicias, y despidiendo de sí un resplandor que deslumbra? ¿Quién es esta? Es la Reina del cielo y de la tierra, se les responde con toda la Iglesia. Es la Hija querida del Altísimo; es aquella Virgen sin mancha, bendita entre todas las mujeres; aquella Virgen bienaventurada que ha logrado la dicha de ser madre sin dejar de ser virgen; es el arca de la nueva alianza; la estrella de la mañana, como canta la Iglesia, que nos anuncia el próximo nacimiento del sol; es la madre de la misericordia, el asilo de los pecadores, nuestra vida, nuestro consuelo, nuestra esperanza: Vita, dulcedo, spes nostra. Es nuestra fiadora para con Dios, dice san Agustín; nuestra mediadora para con el soberano Mediador, dice san Bernardo: nuestra abogada, nuestra paz, nuestro gozo, dice san Efrén; en una palabra, es la Madre de Dios: esta sola cualidad, dicen los Padres, encierra en sí todos los más pomposos y magníficos títulos. Solo Dios, dice san Andrés de Creta, puede hacer el digno elogio y el verdadero retrato de la santísima Virgen; porque ¿qué cosa hay en el cielo o en la tierra, dice san Agustín, más augusta, más grande, más respetable después de Dios, que la Madre del mismo Dios? La vida de esta divina Madre es la que voy a escribir: ninguna historia debe interesar más a todos los fieles: ninguna puede serles más útil después de la de Jesucristo.


Habiendo determinado Dios desde la eternidad que el Verbo se hiciese hombre para satisfacer plenamente a la justicia divina ofendida e irritada por el pecado del primer hombre, le escogió para madre una virgen, en cuyo seno debía obrarse este misterio: esta bienaventurada criatura fue María, hija de Joaquín y de Ana, de la tribu de Judá, descendiente de la sangre Real de David (Joan. XXI); la cual, como habla san Bernardo, debía ser la obra más excelente y más cabal que había de ver todos los siglos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario