¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

viernes, 24 de enero de 2014

P. JEAN CROISSET SJ. VIDA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SACADA DE LOS CUATRO EVANGELISTAS: II. Cumplimiento de las profecías en la persona de Jesucristo.

II.               Cumplimiento de las profecías en la persona de Jesucristo.

Profeta Isaías

* * *

No hubo uno de los demás Profetas que no anunciase al Mesías, ninguno que no descubriese en sí algunos rasgos tan expresos y tan circunstanciados del nacimiento, la vida, de la muerte, de la resurrección del Salvador, que se puede decir que su retrato estaba acabado muchos siglos antes de su nacimiento.

David, aquel rey profeta, aquel hombre según el corazón de Dios, da en sus Salmos la historia profética del Mesías; y no hay nadie que en la pintura que hace de Él no reconozca la historia abreviada, o un compendio histórico de Jesucristo. En ellos se ven las promesas de la venida del Redentor, de la vocación de los gentiles a la fe, del establecimiento de la Iglesia. El salmo II se refiere únicamente al Mesías: en él habla el Profeta de la divinidad de Jesucristo, de la extensión de su imperio, de su poder, de la conspiración de sus enemigos, y del castigo que deben temer los que rehúsen someterse a sus leyes. El III contiene una figura de Jesucristo en su pasión. El XXI su oración sobre la cruz. El XXVII la persecución de la Iglesia. El XXXIX es la figura de Jesucristo, glorificado después de haber padecido; y el XL es una figura de la traición del pérfido apóstol. El LXVII es una profecía visible de la venida de Jesucristo, de sus victorias, de los misterios que se cumplieron en su persona, y del establecimiento de la Iglesia por sus Apóstoles. El LXXI predice la adoración de los Magos. El LXXXVII es una figura sensible de Jesucristo que ora a su Padre en el tiempo de su pasión. En el XCVI describe David la segunda venida de Jesucristo a juzgar a los vivos y muertos; y en el CVI la vocación de los gentiles y el establecimiento de la Iglesia. El CXXVIII nos representa visiblemente la Iglesia victoriosa de las persecuciones; y se puede decir que todo cuanto el Rey profeta cuenta de los malos tratamientos, y de las sangrientas persecuciones que padeció de parte de Saúl y de su propio hijo Absalón, es una alegoría continuada de lo que Jesucristo padeció debajo de su propio pueblo; y aunque parece que David habla de su propia persona, es evidente que lo que dice no puede aplicarse a otro que a Jesucristo, del que el mismo David era figura. Dice en el salmo XXI: Foderunt manus meas et pedes meos: Me agujerearon los pies y las manos, tendieron tan violentamente mi cuerpo, y tiraron tan reciamente todos mis miembros, que era muy fácil contar todos mis huesos. En este lastimoso estado, añade el Profeta, les sirvo de un dulce y alegre espectáculo, apacientan sus ojos y divierten su vista mirando mis dolores; finalmente, para no perdonarme ningún género de suplicio, se repartieron a mis ojos mis vestidos, y echaron suerte sobre mi túnica: Et super vestem meam miserunt sortem. Es más claro que el sol, que nada de todo esto conviene al Profeta, y que todo este salmo se debe entender a la letra de Jesucristo, a quien David hace hablar sobre la cruz.

No hay cosa, aun entrando la ciudad en que debía nacer el Salvador, que no haya sido predicha.

El profeta Miqueas, después de haber anunciado a Judá las calamidades que le habían de suceder, consuela a su pueblo y le promete un nuevo libertador en el Mesías que debe nacer en Belén de Efrata, en la tribu de Judá: Et tu Bethlehem Ephrata parvulus es in millibus Juda: ex te mihi egredietur qui sit dominator in Israel, et egressus eius ab initio, a deibus æternitatis (Mich. V):
Y tú, Belén de Efrata, eres pequeña entre las ciudades de Judá; sin embargo, saldrá de ti el que debe reinar en Israel, cuya generación es desde el principio y desde toda la eternidad, aunque no se deje ver sobre la tierra sino en el tiempo. Distingue el Profeta a Belén de Efrata, de donde era la familia de David, de otro Belén que estaba en otra tribu diferente. Estaban los judíos tan persuadidos a que el Mesías había de nacer en Belén, que cuando el rey Herodes, sobresaltado a la llegada de los Magos, preguntó a los sacerdotes y doctores de la nación en donde debía nacer el Mesías, no se detuvieron en citar esta profecía, y responder que debía nacer en Belén de Judá.

La profecía de Isaías no deja circunstancia de la vida, pasión y muerte de Jesucristo de que no hable; y el retrato que hace de Él es tan parecido, que san Jerónimo tuvo razón de decir que Isaías parece mas bien un evangelista que refiere lo que ha sucedido, que un profeta que anuncia simplemente lo que ha de suceder en adelante. Anuncia este Profeta el modo milagroso como el Mesías había de ser concebido: Ecce virgo concipiet, et pariet filium, dice, et vocabitur nomen eius Emmanuel (Isaí. VII). Mirad el prodigio que ha de suceder: una virgen concebirá y parirá un hijo que se llamará Emmanuel (en nuestro idioma Manuel), que significa Dios con nosotros.

La pintura que nos hace de la pasión de Jesucristo en el capítulo LIII, parece ser casi de los Evangelistas. Vidimus eum, dice, et non erat aspectus: Le vimos, y estaba tan desfigurado, que no se conocía. Los profetas veían lo por venir de una manera tan clara y tan positiva, que hablan de ello ordinariamente como de un hecho ya pasado. A planta pedis usque ad verticem non est in eo sanitas: todo su cuerpo desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza no es sino una llaga: ha sido tan maltratado, añade el Profeta, que nos ha parecido el último de los hombres, y un varón de dolores: Novissimun vivorum, virum dolorum. Haciendo después hablar al Salvador, dice: Entregué mi cuerpo a los que me herían; y no aparte mi cara de los que me ultrajaban y me llenaban de salivas. Luego volviendo a tomar Él mismo la palabra, dice: Tomó sobre sí nuestras miserias, y se cargó voluntariamente de nuestras iniquidades: Ipse vulneratus est propter iniquitates nostras: fue cubierto de heridas por nuestros pecados, quiso padecer toda la pena que merecían nuestras culpas; y si hemos sido curados, se lo debemos a su sangre derramada por nosotros: Cujus livore sanati sumus. Por lo demás, continua el Profeta, si fue inmolado por nosotros, fue porque quiso serlo: Oblatus est quia ipse voluit. Ninguna cosa fue más libre que su sacrificio; y así, ni aun abrió la boca para quejarse. Será llevado a la muerte como una oveja que van a degollar, y guarda un profundo silencio: será semejante a un cordero que está mudo delante del que le trasquila: Et quasi agnus coram tondente se, obmulescet. Pero como sin embargo de las iniquidades ajenas, de que se dignó cargarse, y de que se halla inocente, es santo y justo por excelencia y por naturaleza, justificará con su muerte un gran número de criminales: Justificabit ipse justus multos; y por cuanto se entregó a la muerte por la expiación de los pecados, y oró por los mismos que le quitaban la vida, verá una numerosa posteridad, y reinará en todo el universo, y más allá de todos los siglos: si posuerit pro peccato animam suam, videbit semen longævum. ¿Quién no conoce en esta pintura alegórica el verdadero retrato de Jesucristo muriendo?

Todos los demás profetas no se proponen otro blanco que a Jesucristo. Él es el principal objeto de aquella multitud de predicciones que manifiestan los rasgos más vivos y más naturales de su vida. Entre todos los Profetas no hay uno que no sea como el rey de armas de este Hombre-Dios, cuya santidad y divinidad publican al mismo tiempo que predicen su venida. Él es nuestro Dios, dice el profeta Baruc, y ningún otro subsistirá delante de Él: Hic est Deus noster, et non æstimabitur alius adversus eum (Baruch, III). Él es el que encontró los caminos de la verdadera ciencia, y el que la dio a Jacob su siervo, y a su querido Israel. Después de esto fue visto sobre la tierra, y conversó con los hombres: Post hæc in terris visus est, et cum hominibus conversatus est. Quiere decir, que este Dios, cuya bondad es tan incomprensible, como infinita su misericordia, después de haber instruido y preparado a su pueblo en la escuela de los Profetas, después de haberle hecho con estas pinturas alegóricas y con estas predicciones multiplicadas capaz de un misterio tan sobre la capacidad del espíritu humano, se hizo visible sobre la tierra por su encarnación; y hecho hombre, se dignó conversar familiarmente con los hombres, y hacerse semejante a ellos.


Se puede decir que todo el Viejo Testamento es una continua alegoría de los misterios contenidos en el Nuevo, y singularmente del de la encarnación del Verbo, bajo los nombres figurativos de Cristo o Ungido del Señor, de Libertador, de Caudillo, de Rey, de Enviado, de Conductor, de Mesías, de Salvador. Por medio de estas pinturas alegóricas quiso el Espíritu Santo familiarizar, por decirlo así, el espíritu humano con una verdad, contra la cual se revolvía naturalmente toda su razón, y hacerle poco a poco capaz de la fe de un misterio tan sobre los sentidos y la razón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario