¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

jueves, 20 de febrero de 2014

SAN PEDRO JULIÁN EYMARD: EL DON DEL CORAZÓN DE JESÚS

EL DON DEL CORAZÓN DE JESÚS


Si scires donum Dei!...
“¡Si conocierais el don de Dios!...” (Jn 4, 10)

Llegado al término de su vida mortal, Jesús debe irse al cielo. Los habitantes de aquella patria venturosa reclaman a su rey para recibirle en triunfo después de haber sufrido tan rudos combates.
Jesús no quiere, sin embargo, abandonar a los que ha adoptado por hijos; no quiere separarse de su nueva familia. ¿Qué hará? “Yo me voy –dice a los apóstoles– y vuelvo a vosotros”.
¿Cómo puede ser esto, por qué maravilla de vuestro poder volvéis a nosotros y cómo podéis quedar entre nosotros si al mismo tiempo os marcháis?
Aquí está el secreto y la obra de su divino Corazón.
En adelante, Jesús tendrá dos tronos: uno de gloria en el cielo y otro de dulzuras, de amor, en la tierra; doble será su corte, la corte celestial y triunfante y, entre nosotros, la corte de los redimidos.
Digámoslo sin rebozo: si Jesucristo no pudiera permanecer entre nosotros al mismo tiempo que entre los bienaventurados, preferiría quedarse con nosotros antes que subir al cielo sin nosotros. Está fuera de duda, como muy bien lo tiene demostrado, que prefiere el último de sus pobres redimidos a todos los esplendores de su gloria, y que son sus delicias en estar con los hijos de los hombres.
¿En qué estado permanecerá Jesús entre nosotros? ¿Será un estado transitorio o vendrá a nosotros de vez en cuando? No. Jesús se quedará de manera estable, para siempre.
¡Qué lucha debió suscitarse en el alma santísima de Jesús! Porque la divina justicia reclama diciendo: ¿No está acabada la obra de la redención? ¿No está fundada la Iglesia? ¿No está el hombre en posesión del evangelio, de la gracia y de la ley divina, con los auxilios necesarios para practicarla?
El corazón de Jesús responde que lo que es bastante para la redención no lo es para su amor. Una madre no termina sus funciones al dar a luz a su hijo, sino que después lo alimenta, lo cuida, lo educa y no se separa de él. “¡Yo amo a los hombres –dice Jesús– más que la mejor de las madres puede amar a sus hijos; yo permaneceré con ellos!”.
¿En qué forma? Bajo la forma velada del Sacramento.
Ahora es la majestad de Dios la que protesta y quiere oponerse a una humillación más profunda que la de la encarnación, más depresiva que la de la pasión. ¡La salvación del hombre no exige tal anonadamiento!
Mas yo –responde el sagrado Corazón– quiero ocultarme a Mí mismo, ocultar mi gloria, a fin de que los resplandores de mi persona no impidan a mis pobres hermanos acercarse a Mí como la gloria de Moisés impidió que se le acercaran los judíos. Quiero velar el brillo de mis virtudes, porque éstas humillarían al hombre le harían desesperar de poder llegar a imitar un modelo tan perfecto.
Así se me acercará con más facilidad, porque viéndome descender hasta el límite de la nada, descenderá conmigo, y yo con mayor derecho podré siempre repetirle: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”.
¿De qué medio se valdrá Jesús para quedarse perpetuamente entre nosotros?
El misterio de la encarnación se realizó por obra del Espíritu Santo; el de la cena eucarística, por la virtud omnipotente del mismo Jesús, y ahora, al querer reproducir este misterio, ¿quién será digno? ¡Un hombre..., el sacerdote!
Mas la sabiduría divina dice: ¡Cómo! ¿Un hombre mortal hará encarnar de nuevo a su Salvador y Dios? ¿Un hombre mortal será el cooperador del Espíritu Santo en esta nueva encarnación del Verbo divino? ¿Un hombre mandará al rey inmortal de los siglos y éste le obedecerá?
Sí, sí –dice el corazón de Jesús–; amaré al hombre hasta el punto de someterme a él en todo. A la voz del sacerdote bajaré del cielo, y cuando los fieles quieran, saldré del tabernáculo. A todos aquellos de mis hijos enfermos que quieran recibirme yo visitaré gustoso, aun cuando tenga que atravesar plazas y calles. ¡Todo el honor del amor está en amar, en entregarse, en sacrificarse!
También la santidad divina de Jesús se alarma. ¡Al menos –dice–, el hijo de Dios habitará magníficos templos, dignos de su gloria! ¡Tendrá sacerdotes dignos de su realeza! Todo en la ley nueva ha de ser más hermoso que en la antigua. ¡Solamente os recibirán los cristianos que sean puros y que estén bien preparados!
“Mi amor –contesta Jesús– no reserva nada ni pone condiciones. En el calvario obedecí a los verdugos que me sacrificaban: si en el Sacramento se me acercan nuevos Judas, recibiré de nuevo su beso infernal y les obedeceré”.
Al llegar a este punto, ¡qué cuadro se descubre a la vista de Jesús! Su corazón se ve obligado a combatir sus propias inclinaciones. Las angustias de Getsemaní le abruman ya. En el huerto de los olivos, Jesús estará triste viendo las ignominias que le esperan durante su pasión. Derramará lágrimas de sangre al considerar que su pueblo se perderá a pesar de su sacrificio, y sentirá vivamente la apostasía de muchos de los suyos.
¡Qué luchas tuvo que sostener! ¡Qué angustias debió sufrir!
Quiere entregarse totalmente, sin reserva alguna. Pero, ¿creerán todos en su amor?; y todos los que crean, ¿le recibirán con gratitud?; y los que le hayan recibido, ¿le serán fieles?
Con todo, su divino Corazón no vacila ni está perplejo, aunque sí horriblemente torturado.
Malos cristianos, y aun corazones consagrados, renovarán su pasión cada día en el Sacramento de su amor. Se ve traicionado por la apostasía, vendido por el interés, crucificado por el vicio. Encontrará un nuevo calvario en muchos de los corazones que le reciban...
¡Qué sufrimiento para un corazón tan sensible como el corazón de Jesús!
¿Qué hará?
¡Se entregará! ¡Se entregará a pesar de todo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario