¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

martes, 18 de febrero de 2014

P. FRANCISCO SPIRAGO. CATECISMO EN EJEMPLOS: Las leyes del Estado sólo son verdaderas leyes cuando no se oponen a la Voluntad Divina. San Mauricio y la legión tebana.

Las leyes del Estado sólo son verdaderas leyes cuando no se oponen a la Voluntad Divina.

San Mauricio y la legión tebana.



El emperador Maximiano, que con Diocleciano regía andando el año 286 el imperio de Roma, emprendió una expedición militar contra las Galias. Ya en los lindes (en Octodorum, actualmente Martinac) mandó sacrificar a los dioses implorando un feliz acabamiento de la guerra. Se encontraba en el ejército la legión tebana mandada por su caudillo Mauricio (Moritz). Los 6,600 hombres de esta legión procedían de Tebas en Egipto (no lejos de la desembocadura del Nilo), y eran cristianos. No queriendo participar en los sacrificios a los ídolos paganos, continuaron su camino, sin detenerse por más de tres horas, alcanzando a Agaunum, que tiene hoy por nombre Sankt Moritz (cerca de este lugar desemboca el Ródano en el lago de Ginebra). El emperador echó de menos la legión y mandó fuese llamada. Mauricio remitió entonces al emperador un escrito firmado por todos los oficiales de la legión que decía lo siguiente: “Todos somos cristianos y servidores del Dios verdadero. Queremos serte fieles y luchar con ardor contra tus enemigos, pero no podemos hacer lo que el Dios verdadero nos prohíbe”. Irritado el emperador, mandó diezmar la legión, o sea, numerarla de a diez y matar todos los hombres décimos. Esto por dos veces. Como si no fuese bastante, mandó que fuese azotado y acuchillado hasta el último hombre. Un monumento corona el lugar donde estos 6,600 mártires fueron sepultados. Mandatos que fueren contra la ley de Dios, emanados de las autoridades seculares, no son válidos. Bien decía San Agustín: “Si un gobernador os manda una cosa, y el emperador otra, obedeced al emperador; pero si os ordena el emperador una cosa, y otra Dios, obedeced a Dios”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario