¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

lunes, 10 de febrero de 2014

LA VOZ DEL PAPA: EL MUNDO DE HOY, SIN CRUZ Y SIN MISERICORDIA. V. Camino de Jerusalén: la Cruz del Señor.

V. Camino de Jerusalén: la Cruz del Señor


* * *

a)     LA CRUZ DE JESUCRISTO ES SÍMBOLO DE TODO LO QUE LLEVA EL HOMBRE DE SUFRIMIENTO, HUMILLACIÓN Y DOLOR
“Pensad, queridos hijos, que si para testimoniar nuestra fe todos invocamos siempre la cruz, no lo hacemos únicamente porque el santo madero enrojecido por la sangre de Jesucristo se ha convertido para nosotros, más aún, para todos los hombres sin distinción, en la más limpia gloria; es que, además, la cruz, gloriosa en los siglos y más allá, permanece, como siempre lo fue, símbolo por excelencia de todo aquello que en nuestra vida lleva el nombre de sufrimiento, de humillación, de dolor. Gloria todo esto, porque Jesús ha hecho suyo el cáliz de todas las amarguras, pero gloria que no quita a las desgracias su afligida espina. Y nosotros, cristianos, profesamos querer tomar como nuestro el cáliz que Jesús ha bebido; nosotros, tomando lo que Él ha saboreado hasta las heces por amor nuestro” (Pío XII, Al clero y fieles de la diócesis de Novara, 4 de junio de 1952).


b)    PERO, ADEMÁS, LA CRUZ DE CRISTO ES SEÑAL DE SALUD Y VICTORIA
“La cruz es señal de salud y victoria, bandera de Cristo y de salvación, que así como ahora resplandece sobre nuestros sagrados templos, donde oramos y nos preparamos para la eternidad, así será hasta aquel glorioso momento en el que, al abrirse el cielo y cerrarse las puertas de vida de este camino terrenal, aparecerá la señal del Hijo del hombre, y ante Él, Juez eterno, todo el género humano se dividirá, separándose en benditos del Padre aquellos que, confusione contempta, permanecieron fieles a la cruz, y en réprobos aquellos que se escandalizaron de su aparente locura y se desviaron”. (Pío XII, Al Sacro Colegio Cardenalicio, 24 de diciembre de 1944).


c)     PORQUE LA CRUZ EXTIENDE SU SOMBRA SOBRE LOS TIEMPOS, COMO SIGNO DE UNA LEJANA META
“Este árbol de nuestra redención, que vuelve a extender su sombra sobre los pacíficos campos del trabajo y sobre las borrascosas vicisitudes de los tiempos, toma de nuevo hoy su voz perdida para decir a los pequeños mortales que la tierra es de Dios y que los hombres son suyos; que si ellos tejen libremente, bien o mal, la historia del mundo, Él es la lejana meta de esta arcana historia para fines de bondad, de misericordia, de amor, gracias a aquella cruz por la cual fuimos redimidos y pacificados con Él” (Pío XII, Al clero y fieles de la diócesis de Novara, 4 de junio de 1952).


d)    POR LA PASIÓN DE JESUCRISTO LA FE ARRAIGA EN EL MUNDO
“Por la pasión, la fe arraigado en el mundo; por ella también la luz evangélica penetra en las almas y en la sociedad; por ella se gana las victorias definitivas de Cristo. Vosotros todos los que sufrís, sois los primeros depositarios de estas grandes esperanzas. Por la gracia de Dios, sed dignos de la esperanza de la Iglesia” (Pío XII, En el Día Mundial de las Misiones, 16 de octubre de 1953).


e)     MIENTRAS LOS HOMBRES ABUNDAN EN FRATERNOS ODIOS, LA CRUZ DEL SEÑOR COMPENDIA TODO EL EVANGELIO

“Que si bien el mal lo llena todo y en su lucha contra el bien muy frecuentemente queda vencedor, donde el clima del pecado entristece el mundo, y el vicio triunfa en los odios fraternos, en la sensualidad, en la mentira, en la sed de riquezas, en los peores instintos de la naturaleza corrompida, sin embargo, la combatida familia cristiana está siempre dispuesta al soplo de la virtud, depositado en su corazón por su divino Liberador con el mensaje de su Evangelio y de su vida. De tal aliento a la virtud, del laborioso y siempre renaciente esfuerzo de purificación y de separación del mal, quiere ser elocuente exhortación, afirmación solemne, este símbolo, que compendia toda la religión del Evangelio” (Pío XII, Al clero y fieles de la diócesis de Novara, 4 de junio de 1952).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario