¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

sábado, 12 de abril de 2014

SEMANA SANTA

SEMANA SANTA

Sonsonate, El Salvador
Desde los primeros días de la Iglesia fue mirada por los fieles la semana que precede inmediatamente al día de Pascua como el tiempo más santo del año, como un tiempo que pide de nosotros más devoción y santidad, a causa de los grandes misterios cuya memoria celebra en ella la Iglesia; y así en todo tiempo se ha llamado la Semana Santa por excelencia. Otros muchos nombres ha tenido también relativos o a los misterios que se celebraban en ella, o a los ejercicios en que acostumbraban pasarla los fieles. Eusebio habla de ella bajo el nombre de semana de las Vigilias, porque se pasaban casi todas las noches en ejercicios de devoción para honrar la pasión del Salvador, y en particular aquella cruel noche que hizo padecer a Jesucristo tantos tormentos y lo hartó de oprobios. En aquella noche fue cuando se entregó a aquella mortal tristeza que le hizo sudar sangre. En ella fue entregado alevosamente por el apóstol apóstata; fue preso y atado como un facineroso, arrastrado por las calles de Jerusalén de tribunal en tribunal, abofeteado, cubierto de heridas y de salivas; entregado, en fin, a la insolente barbarie de los soldados, los que toda la noche ejercieron sobre Él todo lo que la impiedad más desenfrenada, la insolencia más descarada y la crueldad más desencadenada pudo hacerle sufrir de doloroso y afrentoso. Para honrar, pues, estos tormentos nocturnos del Salvador, duró por muchos siglos el pasar los fieles todas las noches de la Semana Santa en oración, en penitencia y en ejercicios de devoción; y esto fue lo que hizo dar a esta semana el nombre de semana de las Vigilias. También hallamos haberse llamado Penal, o semana Penosa, a causa de las penas y tormentos de Jesucristo, los cuales dieron motivo a los griegos para que en este sentido la nombraran días de dolores, días de cruz y días de suspiros; así como los latinos han solido llamarla semana laboriosa, y días de trabajos. Se llamó también semana de indulgencia, por ser estos los días en que el Salvador hizo ostensión de sus grandes misericordias, y en que eran recibidos los penitentes a la absolución, y sucesivamente a la comunión de los fieles.

Pero el nombre de semana santa y de semana mayor se ha hecho universal en toda la Iglesia. El llamarse semana mayor no es, dice san Juan Crisóstomo, porque tenga más días que las otras, ni porque sus días sean más largos, sino porque Jesucristo obró en ella los más grandes misterios: libró a los hombres de la tiranía del demonio; satisfizo plenamente por nuestros pecados a la justicia divina; instituyó el divino sacrificio, y nos volvió la vida, así como se la volvió a sí mismo, como habla san Pablo, perdonándonos todos nuestros pecados; borró y deshizo las actas que había contra nosotros. El decreto que nos condenaba, lo anuló, clavándolo en la cruz: Delens quod adversus nos erat chirographum decreti, affigens illud cruci. Les quitó los despojos a los principados y potestades, triunfando de ellos en su persona. Esto es lo que hace llamar a esta semana la semana mayor; y esto es lo que hace, como añade san Juan Crisóstomo, que muchos fieles aumenten en estos días sus ejercicios de devoción. “Unos hacen ayunos más austeros que en los demás de la Cuaresma, dice el Santo; otros pasan estos días en continuas vigilias, y otros dan grandes limosnas. Hasta los emperadores honran esta semana, y conceden vocaciones a todos los magistrados, con el fin de que libres de los cuidados del mundo, pasen estos días en el culto de Dios; honran asimismo estos días enviando a todas partes despachos y órdenes para que se dé libertad a los que están en las cárceles.” Todo esto es de san Juan Crisóstomo, el cual concluye así: “Honremos, pues, estos días, y en lugar de ramos y palmas ofrezcamos nuestro corazón a Jesucristo.”

La Semana Santa siempre se ha mirado como una semana de mortificación y de penitencia. Desde los primeros siglos vemos que los ayunos eran más largos, y las abstinencias más rigurosas que en los demás del año; no había cristiano, por poco celoso que fuese, que se dispensase de este saludable rigor: ninguno dejaba de añadir a su ayuno algunas otras austeridades. San Dionisio, obispo de Alejandría, dice que se admiraba de que hubiese gentes que el Viernes y Sábado Santo no ayunasen sino como los demás días de ayuno. San Epifanio llama a la Semana Santa la semana de las xerophagias, o de los ayunos rigurosos, es decir, en que los ayunos se reducían a pan y agua, o cuando más a frutas secas, sin guiso particular ni delicadeza alguna: Hebdomada xerophagiæ, quæ vocatur sancta. Las constituciones apostólicas dicen que en estos seis días no se comía sino pan, agua, sal y frutas: Sex diebus Paschæ pane tantum, sale, oleribus et aqua vixentes. La Semana Santa se llama en dichas constituciones semana de Pascua, como si dijera, semana que servía de preparación a esta grande solemnidad. A la verdad, la observancia de esta xerofagia, o abstinencia de legumbres, de lacticinios y de pescado no era de precepto, como los monasterios lo pretendían; pero era tan generalmente practicada, que todo el mundo se avergonzaba de dispensarse de ella. Con el tiempo se redujo esta abstinencia a los dos días que preceden a la vigilia de Pascua, después a solo el Viernes Santo; pero el día de hoy ¿quién observa esto muy escrupulosamente[i]?

Las vigilias acompañaban a los grandes ayunos de la Semana Santa; la más considerable era la del Jueves al Viernes Santo, la que todavía se ve observada por un gran número de personas religiosas, que pasan toda la noche rezando o en oración delante del Santísimo Sacramento, para honrar con sus adoraciones y ejercicios de devoción las humillaciones del Salvador, y todo lo que padeció de más ignominioso y más doloroso durante toda la noche que precedió a su muerte, y se siguió a la institución de la adorable Eucaristía.

En los primeros siglos de la Iglesia toda la Semana Santa era fiesta, como también la siguiente, por celebrarse en estas dos semanas la muerte y resurrección de Jesucristo. Así lo dicen expresamente las constituciones apostólicas. Focio, en el compendio de las leyes imperiales y de los cánones, dice que los siete días antes de Pascua y los siete después eran días de fiesta: Dies festi sunt septem diez ante Pascha, et septem post Pascha; y el papa Gregorio IX, en su decretal de las fiestas cuenta también estos quince días por fiestas de obligación y de precepto. San Juan Crisóstomo dice que no eran solo los pastores de la Iglesia los que mandaban a los fieles honrar y santificar la Semana Santa, sino que también los emperadores lo ordenaban así, y lo intimaban a toda la tierra, haciendo suspender las causas y los pleitos criminales, y todos los negocios civiles y seculares, con el fin de que en estos santos días, exentos del ruido, de las disputas y de los embarazos de los pleitos, y de cualquier otro tumulto, pudiesen emplearse los fieles despacio y con tranquilidad en el culto de la Religión, en ejercicios de penitencia y en buenas obras. Si entre los griegos estaba prohibida toda obra servil y todo pleito en los quince días de Semana Santa y de Pascua, los latinos observaban muy religiosamente la fiesta de estas dos semanas, con obligación de no trabajar; y esto se practicaba en Italia, en Francia y en España con la mayor escrupulosidad. Con el tiempo se permitió al pueblo el trabajo de manos, contentándose la Iglesia con que se cerrasen los tribunales por estos quince días.

La Semana Santa siempre se ha mirado como un tiempo de indulgencia y de remisión. Los príncipes y los magistrados cristianos, en atención al perdón y gracias que Dios dispensa a los hombres por los méritos de la pasión y muerte de Jesucristo, hacían abrir las cárceles mientras duraban estos días de las divinas misericordias; y conformando, por decirlo así, su policía con la de la Iglesia, que reconciliaba los penitentes, y los admitía al altar, perdonaban a los reos, y les remitían en todo o en parte la pena que merecían sus delitos. San Juan Crisóstomo nos enseña que el emperador Teodosio enviaba en los días que preceden a la fiesta de Pascua órdenes a las ciudades para que soltasen los presos, y no ejecutasen la pena de muerte en los que la tenían merecida. También en Francia se acostumbraba ya en el silgo VII dispensar iguales gracias a los reos en la Semana Santa.

Habiendo el rey Carlos VI resuelto castigar a unos rebeldes que se guardaban estrechamente en la cárcel, mandó, no obstante, que los soltasen por estar en Semana Santa. Esta costumbre no está del todo abolida. Se ve todavía que el Martes Santo, que es el último día de audiencia, va el parlamento a las cárceles de palacio. Se pregunta a los presos el motivo de su prisión, y se sueltan muchos de aquellos cuyas causas no son de mucha monta. Esto mismo se hacía en Francia el día que precedía a la vigilia de Navidad y de Pascua del Espíritu Santo. De todo lo que acabamos de decir se infiere la singular veneración que en todo tiempo han tenido los fieles a esta semana privilegiada, en la cual se obraron los más grandes misterios de nuestra Religión, y en la cual el Señor derrama tan abundantemente los tesoros de sus grandes misericordias sobre todos los fieles. Todo nos convida a pasarla con aquel espíritu de religión que debe animar todas nuestras acciones. La elección y la celebridad de los oficios, la misteriosa majestad de las ceremonias, el duelo universal de la Iglesia, todo nos predica compunción, contrición y penitencia; todo nos instruye y nos enseña. Son estos unos días los más santos por los grandes misterios que se celebran; pero cada cual debe santificarlos con santos ejercicios. Son días de indulgencia, dice san Juan Crisóstomo. Un cristiano ¿debe hallar dificultad en perdonar? Los emperadores romanos por un efecto de su devoción, y por una observancia ya antigua, dice san León el Grande, abaten y suspenden todo su poder en honor de la pasión y de la resurrección de Jesucristo, mitigan la severidad de sus leyes, y mandan soltar a muchos reos de diversos delitos. Es muy justo, continúa el mismo Padre, que los pueblos cristianos imiten a sus príncipes, y que estos grandes ejemplos de clemencia los muevan a usar de indulgencia entre sí en las favorables coyunturas de un tiempo tan santo; pues las leyes domésticas no deben ser más inhumanas que las leyes públicas. Es, pues, necesario que todos se perdonen recíprocamente, que se remitan las ofensas y las deudas, que se reconcilien y renuncien todo resentimiento, si quieren tener parte en las gracias que Jesucristo nos mereció con su pasión. Y si queremos que se nos perdonen nuestras deudas, perdonemos nosotros a nuestros deudores, y olvidemos de todo corazón todas las injurias que se nos hubieren hecho.



[i] En el día solo se observa en algunas comunidades religiosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario