¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

lunes, 10 de marzo de 2014

LA VOZ DEL PAPA: LA SEMILLA ES LA PALABRA DE DIOS. III. Una predicación equivocada.

III. UNA PREDICACIÓN EQUIVOCADA

San Pío X consagrando a Giacomo Paolo Battista della Chiesa (futuro Benedicto XV)

a)     NO ES PREDICADOR, SINO HABLADOR, EL QUE NI CURA NI ENSEÑA LAS ALMAS
“Por lo tanto, así como no se llama médico al que no suministra la medicina, ni maestro de algún arte a quien no lo enseña, así el que predicando no procura atraer los hombres al conocimiento de Dios y al camino de la salud eterna, se puede llamar declamador o hablador vano, pero no predicador evangélico” (Benedicto XV, Humani generis I, 15 de junio de 1917).

b)    ALGUNOS DECLAMADORES SÓLO BUSCAN LA VANAGLORIA, AVERGONZÁNDOSE DE DECIR COSAS SENCILLAS
“¡Ojalá que no hubiera tales declamadores! Y ¿qué es lo que principalmente les mueve a éstos? A unos, el deseo de la vanagloria, y para satisfacerlo (Gilbertus A., In Cant. Cantic. serm. 27,2) se afana en decir cosas más profundas que útiles, excitando la admiración de los ignorantes, pero no obrando su salud. Se avergüenzan de decir las cosas pequeñas y sencillas para no parecer que saben únicamente éstas… Se avergüenzan de amamantar a los pequeñuelos” (ibid., 4).

c)     BUSCANDO LA FAMA DE SUS SERMONES, SE ABSTIENEN PARA ELLO DE DECIR LAS VERDADES ETERNAS
“Y en tanto que Nuestro Señor Jesucristo demostró con la humildad de su auditorio que Él era el esperado: Los pobres son evangelizados (Mt. 11,5), éstos, en cambio, ¿cuánto no maquinan para que por la celebridad de las ciudades y la dignidad de los templos donde predican, adquieran fama sus sermones? Pero como entre las verdades reveladas por Dios hay algunas que ponen espanto a la flaca y corrompida naturaleza humana, y que, por lo mismo, no son propias para atraer a las muchedumbres, se abstienen cautamente de ellas y tratan cosas que sólo tienen de sagrado el lugar donde se predican. Y acontece, no pocas veces, que de la exposición de las verdades eternas se pase a la política, sobre todo si algo de esto cautiva más la atención de sus oyentes. Parece que una sola cosa ambicionan: agradar a los oyentes y complacerles. A tales los llama San Pablo (2 Tim. 4,3) halagadores de los oídos” (ibid.).

d)    HABLANDO SÓLO A LA RAZÓN, SIN ADVERTIR QUE ESTAMOS EN EL ORDEN SOBRENATURAL
“Pues vemos que no pocos oradores sagrados hablan de tal suerte, que para nada tienen en cuenta la Sagrada Escritura, los Padres y Doctores de la Iglesia, los argumentos de la sagrada teología; casi no hablan sino a la razón; y en esto obran mal, porque nada se adelanta en el orden sobrenatural con los auxilios humanos” (ibid., 6).

e)     EMPLEAN GESTOS MÁS BIEN DE ESCENA, AMPULOSIDAD DE PALABRAS, SIN HABLAR DE LA SAGRADA ESCRITURA Y DE LOS SANTOS PADRES
“De ahí esos gestos nada reposados y graves, semejantes a los que suelen usarse en la escena o en las arengas populares; de ahí esos suaves descensos de la voz unas veces, y otras esos trágicos esfuerzos; de ahí esa terminología propia únicamente de los periódicos; de ahí esa multitud de sentencias sacadas de los escritos de los acatólicos e impíos, y no de la Sagrada Escritura ni de los Santos Padres; de ahí, finalmente, esa ampulosidad de palabras, usada por los más de ellos, que hiere los oídos y excita la admiración de los oyentes, pero que nada bueno les ofrece que puedan éstos llevar a sus almas” (ibid., 4).

f)      OTROS SE HAN LANZADO A LA PREDICACIÓN PARA CONSEGUIR EL LUCRO

“No todos los que se apartan de la norma y regla de la predicación buscan únicamente los aplausos. Las más de las veces, los que tal significación ambicionan la buscan para dirigirla a conseguir otra cosa menos honesta. Porque, olvidándose de aquello de San Gregorio: “No predica el sacerdote para comer, sino que debe comer para predicar” (In I Reg. c.3), no son pocos los que, conociendo que no son aptos para desempeñar otros cargos con los cuales se alimenten decentemente, se han lazando a la predicación, no para ejercer debidamente un ministerio tan santo, sino para conseguir lucro. Por eso vemos que los cuidados de estos tales se encaminan no a donde puede conseguirse mayor provecho en las almas, sino a donde se obtienen con la predicación mayores ganancias” (ibid., 4).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario