¡BIENVENIDOS!

Este es un blog dedicado a la PROPAGANDA CATÓLICA auténtica y de siempre. La única condición que reune este blog es compartir todo el material que publicamos; todo eso en órden de dar mayor Gloria a Dios Trino y uno, su Santísima Madre María, sus Santos y toda la Santa Iglesia Católica. Contáctanos si deseas a: propaganda.catolica2@gmail.com
RECUERDA AJUSTAR EL ZOOM DE TU NAVEGADOR PARA MEJOR VISIBILIDAD DEL CONTENIDO

domingo, 2 de febrero de 2014

DÍA 2 DE FEBRERO: DE LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA, CONOCIDA COMO LA CANDELARIA

DÍA 2 DE FEBRERO: 

DE LA PURIFICACIÓN DE NUESTRA SEÑORA, CONOCIDA COMO LA CANDELARIA


* * *

LA PURIFICACIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA, cuya fiesta llaman los griegos Hypapante, esto es, encuentro del Señor y de Simeón.

La fiesta de este día comprende dos grandes misterios: la Purificación de la santísima Virgen, y la Presentación de Jesucristo: la más pura de todas las vírgenes, que viene a sujetarse a la ley de la Purificación, y el Santo de los Santos, el Sacerdote eterno del Nuevo Testamento, que viene a ofrecerse al Señor como sagrada víctima. María Madre de Dios, la más santa de todas las mujeres, viene a ofrecer un sacrificio de expiación; aquella que jamás contrajo la menor mancha: el Hijo unigénito del Padre eterno, el Redentor de todos los hombres quiere ser rescatado para inmolarse a sí mismo por nosotros en el Calvario: doble sacrificio en doble misterio. La más tierna de todas las madres, que ella misma viene a ofrecer en sacrificio a su Hijo; la más pura de todas las vírgenes, que por humildad quiere ser confundida con todas las demás mujeres. María en la Presentación sacrifica por amor  de los hombres la cosa que más ama como madre, que es su Hijo: y en la Purificación sacrifica, por decirlo así, lo que más aprecia como virgen, que es la gloria de la misma virginidad. ¡Cuántos misterios se encierran en un solo misterio! Un Dios víctima, una virgen, que solo toma el título y cualidad de madre: un santo Profeta, que teniendo entre sus brazos al Mesías, desenvuelve todo el secreto y toda la economía de nuestra redención. Todo este conjunto nos predica hoy el amor de un Dios para con los hombres, la ternura de la Madre de un Dios para con los pecadores, el culto de la Religión, la perfecta sujeción a la Ley, el mérito de la humildad, y la importancia de la salvación. ¡Qué rico mineral de saludables reflexiones para quien se cala bien al espíritu de este misterio!

Cuando el Señor dio la Ley a su pueblo, ordenó que las mujeres paridas por algún tiempo después del parto se abstuviesen de entrar en el templo, y de tocar cosa alguna de las que fuesen consagradas al culto. Este tiempo se limitó a cuarenta días, siendo hijo lo que pariesen, y a ochenta siendo hija, con la obligación de que pasado este respectivo término, la madre se presentase en el templo, y ofreciese al Señor en holocausto un tierno corderillo en acción de gracias por su feliz alumbramiento, y un pichón o una tórtola para expiación del pecado, es decir, de la impureza legal. Pero que si la recién parida fuese pobre, en lugar del corderillo ofreciese otra tórtola, u otro pichón; los cuales, ofrecidos al Señor por sacerdote, quedase purificada.

Además de la ley que hablaba de la purificación de la madre, había otra que particularmente se entendía del hijo primogénito. Si el primer fruto del vientre de la madre fuere hijo, dice la Escritura, le separareis para el Señor, y se lo consagrareis (Éxodo XIII). Por esta ley todos los primogénitos de los hijos de Israel debían ser dedicados al ministerio de los altares; pero porque Dios había escogido para este empelo a los hijos de la tribu de Leví, ordenó que los primogénitos de las otras tribus, no debiendo servir en el templo, fuesen presentados al Señor, como primicias que se le debían, y que después fuesen rescatados a precio de dinero: pretio redimes (Núm. VIII).

Es cierto que la ley de la Purificación de ningún modo comprendía a María, porque habiendo concebido por obra del Espíritu Santo, y siendo madre sin dejar de ser virgen, no tenía necesidad de purificarse, y por consiguiente no debía entenderse con ella esta ley. El milagroso nacimiento de Jesucristo solo había contribuido para hacer más pura a su Madre: pues Unde sordes in virgine matre? Exclama san Agustín (Lib. Advs. hæ. v). ¿Dé donde había de venir mancha o impureza a aquella doncella que supo ser madre sin dejar de ser virgen? ¿Cómo había de hacerse lugar la inmundicia en aquel castísimo seno en que el Verbo se hizo carne? Entré en él, dice el Señor en pluma de Agustino, como en mi santuario: halléle puro, y no le dejé menos puro que le hallé. No te cause admiración este milagro, porque, Mater est mea; sed manu fabricata mea; aunque fue mi Madre; pero fue Madre mía, y fabricada para tal por mí misma mano.

Sin embargo la purísima María se sujeta voluntariamente a una ley que solo se entendía con las mujeres comunes. Considérese el amor que tenía a la virginidad, y mídase por aquí la grandeza del sacrificio que hace, inmolando hoy a vista de todo el pueblo aquel concepto, en que, por decirlo así, colocan las vírgenes su mayor gloria. Bástala que sea un acto de humildad y de religión para no querer dispensarse de él, para no usar, para no hacer caso de su privilegio. El ejemplo que la había dado su mismo Hijo al octavo día de su nacimiento, sujetándose a la ley de la circuncisión, no la permite darse ella por dispensada de la purificación a los cuarenta días de su parto. ¡Qué confusión! ¡Que vergonzosa advertencia para aquellas personas que se dispensan en las obligaciones más esenciales de la Religión con el vano título de la dignidad o del nacimiento.

Fue la Virgen al templo el día señalado por la Ley, y siguiendo en todo el espíritu de su Hijo, ofreció por Él y por Ella los dos pichones que la Ley mandaba ofrecer a los pobres. Es verdad que teniendo la dicha de ofrecer a Dios el Cordero inmaculado, cuya sangre había de purificar al mundo, no pudo ser muy necesario que le ofreciese el otro cordero, que solo era figura de este, según la inteligencia de la Ley.

Pero si la Señora hizo este día un gran sacrificio como virgen por su purificación legal; no le hizo menor como madre en la presentación de su querido Hijo. Fácilmente se puede discurrir que el que hizo la Ley no estaba obligado a ella. Con todo eso se sujetó a su observancia, y María ofreció cinco siclos por su rescate. No dio este precio por eximir de la obligación de servir a los altares al que sabía bien que era el Sacerdote eterno, y hostia de propiciación por la salud de todos los hombres. Antes bien en esta misma cualidad la Madre le ofreció, y el Hijo se ofreció a su eterno Padre. Era, pues, la ceremonia legal, por decirlo así, no más que la corteza del misterio: el sacrificio del Hijo y de la Madre era todo interior. Por esta oblación comenzó hoy Cristo en el templo el sacrificio de nuestra redención, que había de consumar en el Calvario.

Instruida María del misterio, cuando hoy le ofrece en el templo a su eterno Padre, le ofrece en cierta manera a la Cruz. Se puede decir, que si le rescata es porque todavía estaba la víctima tierna, por reservarla, y por criarla para este grande sacrificio. Aseguran unánimes los Padres, que esta oferta la hizo María de plena deliberación, y con toda su voluntad, en cuya atención la dan el glorioso nombre de Reparadora del linaje humano. Por la misma razón la aplica san Buenaventura aquellas palabras de que usó el Apóstol para explicar el exceso del amor que Dios tuvo a los hombres: Sic Maria dilexit mundum, ut Filium suum Unigenitum daret. De tal manera amó María a los hombres, que les dio a su Unigénito Hijo.

Concibe ahora, si es posible, cuánto costaría este sacrificio a la más tierna de todas las madres. No solo sabía entonces en general, que aquel querido Hijo había de dar la vida por nuestra redención, sino que, como lo afirma el abad Ruperto, estaba viendo individualmente con los ojos del alma hasta los más menudos tormentos y dolores que había de acompañar a su afrentosa muerte; y presentado hoy esta divina víctima al Señor, dio principio al sangriento sacrificio. Por eso no se debe admirar que hubiese observado tan profundo silencio cuando su Hijo fue condenado a muerte, pues ya había dado su consentimiento para ella en la oblación que hizo en este día.

Cuando la santísima Virgen entró en el templo se hallaba en él un venerable anciano llamado Simeón, hombre justo y temeroso de Dios, que largo tiempo había estaba suspirando por la venida del Salvador, que había de ser el consuelo de su pueblo. El Espíritu Santo, de que estaba lleno, y que le había dado una cierta oculta seguridad de que no moriría sin haber visto con sus ojos al Cristo del Señor, cuyo fin le condujo en esta sazón al templo, le dio a conocer interiormente que aquella mujer era la Madre de Dios, y que el Hijo que llevaba en los brazos era el Mesías verdadero. Arrebatado entonces de un extraordinario ímpetu de amor, de agradecimiento y de alegría, tomó en sus brazos al Niño y comenzó a exclamar, diciendo: Ahora sí, Señor, que podéis disponer de vuestro siervo, llamándole al descanso eterno, según lo que le tenéis de antemano prometido. Ya moriré contento, no teniendo más que desear en este mundo; tiempo es ya de que cierren mis ojos, no teniendo más que ver, pues han logrado la dicha de ver al Salvador de los hombres; al que ha de enseñar a las naciones; al que ha de disipar con su luz las tinieblas del error y de la idolatría, extendidas por toda la faz de la tierra; al que ha de ser, en fin, la gloria de tu pueblo de Israel.

Volviéndose después el santo anciano a María, y restituyéndola el divino depósito de su precioso Hijo: Bien veo, la dijo, y bien comprendo que aunque este Niño ha venido al mundo para salvar generalmente a todos los hombres, algún día ha de ser su venida ocasión de perdición a muchos, que no querrán aprovecharse de su muerte. Previendo estoy, que no obstante el gran deseo que tienen los judíos de recibirle, no ha de tener mayor, ni peor enemigo que su pueblo. Mientras viva en este mundo, será objeto de contradicción. Acaba de ofrecerse como víctima a su eterno Padre, y tú has consentido en su muerte por el mismo hecho de presentarle para ella: pues bien puedes hacer el ánimo a que tu alma será de parte a parte traspasada con una aguda espada de dolor, cuando llegue el caso de consumarse a tu misma vista este sangriento sacrificio.

Mientras aquel hombre inspirado hablaba así de la dignidad del Salvador, y del misterio de la Redención, una santa viuda de edad de ochenta y cuatro años, llamada Ana, hija de Fanuel, célebre por el don de profecía, y por la santa vida que constantemente observaba después de la muerte de su marido, con quien había vivido siete años, entró en el templo que frecuentaba mucho, y arrebatada del mismo espíritu, y de los mismos ímpetus de gozo que Simeón, comenzó a alabar a Dios, y a contar lo que sabía de aquel divino Niño a cuantos esperaban la redención y la salud de Israel.

La fiesta de la Purificación de la santísima Virgen es una de las más antiguas que celebra la Iglesia. El año de 542, en tiempo del emperador Justiniano, se celebraba el día 2 de febrero, en que se cumplen puntualmente los cuarenta días desde el nacimiento del niño Dios. Llamaron los griegos a esta fiesta Hypapante, que quiere decir encuentro, por el que tuvieron el viejo Simeón, y Ana profetisa, hallándose en el templo al mismo tiempo que concurrieron en él el Hijo de Dios y su santísima Madre. Gelasio papa, que gobernaba la Iglesia treinta años antes que Justiniano fuese emperador, había ya instituido en Roma esta fiesta, cuando para desterrar la de los Lupercales, o purificaciones profanas que celebraban los gentiles en el día 13 o 14 de este mes, instituyó la de la Purificación de la Virgen con la ceremonia de las Candelas, a fin de borrar con la santidad de nuestros misterios las profanaciones y las ínfimas que cometían los paganos en este tiempo, llevando antorchas encendidas, y haciendo muchas impías ceremonias alrededor de sus templos, a las cuales daban el nombre de Lustraciones.

Creen algunos que el papa Gelasio solo dio mayor solemnidad a esta fiesta; pretendiendo que por lo demás ya se celebraba en la Iglesia en el tercer siglo. Lo cierto es que Surio, en la vida del famoso san Teodosio, fundador de tantos monasterios, que vivía en el año de 430, habla de una fiesta muy célebre de la Virgen, que se solemnizaba entonces con grande devoción: Erat diez festus, et festus Virginis Dei Matris, in quo propterea quod erat valde insignis, et solemnis, tam magna convenerat multitudo. Había una fiesta en honra de la Virgen, Madre de Dios, y como era muy solemne, era grande la concurrencia de los fieles a celebrarla. Tanta verdad es, que la devoción a la santísima Virgen fue desde los primeros siglos de la Iglesia la devoción favorita de los fieles; así como lo es el día de hoy de todos los predestinados.

A imitación de lo que hizo en este día la Madre de Dios, acostumbraban piadosamente en muchos obispados las mujeres paridas, cuando se hallaban convalecidas del parto, ir a la iglesia, dar gracias a Dios por el feliz alumbramiento, y ofrecerle el hijo o hija que se sirvió concederlas. ¿Y no será cierta especie de sacrílega impiedad, después de una oferta tan religiosa, criar los hijos con máximas poco cristianas, y sacrificarlos por la mayor parte a las vanidades del mundo?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario